Libro

Libro
Ahimsa es vida

sábado, 29 de abril de 2017

GRITO DE PAZ

El universo, el planeta, la humanidad y los seres vivos alzan su grito al unísono pidiendo “PAZ”.

En este mundo convulsivo en el que vivimos, nuestras vidas están alteradas por la violencia y el sufrimiento de miles de personas que viven a nuestro alrededor. Necesitamos PAZ para volver a empezar a VIVIR, para empezar a crear y dejar de destruir. Es el momento de pararse y reflexionar que el planeta, la humanidad y todos los seres vivos, incluido el universo, necesitan PAZ para equilibrarse y que vuelva a reinar la armonía y la Vida.

No podemos ver la PAZ como un concepto abstracto y general que solo atañe a la sociedad como conjunto. La Paz, no solo es responsabilidad de los líderes y gobernantes -ellos tienen mucha responsabilidad ya que en sus manos están las vidas de millones de personas- y con tristeza observamos que en algunos países los ciudadanos están al borde del abismo. La Paz nos atañe a cada uno de nosotros, es una actitud, un camino en la vida cotidiana,  estemos donde estemos, en cualquier rincón del planeta.  

Muchas veces pensamientos oscuros se nos escapan como si fueran sombras que se ciñen sobre nuestras vidas y, como consecuencias, vivimos momentos duros y dolorosos. Debemos buscar la flexibilidad para no caer en rígidos e inflexibles pensamientos o acciones como la agresividad o el sinsentido; para alejar esas sombras necesitamos encontrar el equilibrio que nos proporciona la serenidad en nuestra vida.

La paz nos hace disfrutar de las pequeñas cosas cotidianas, una sonrisa al despertar, una mirada de cariño, unas palabras agradables empezando por la persona que vemos reflejada en el espejo, nosotros mismos, para luego compartirlo con los demás. Mi premisa  “si estás bien, todo a tu alrededor está bien” es una actitud hacia la vida y hacia uno mismo y es el reflejo de la aceptación de nuestra vida. Somos los artífices de nuestro universo y tenemos la gran suerte de que si no nos gusta podemos cambiarlo. Sí, en esta aventura de la vida, hay que tomar decisiones. Sé que los cambios producen miedos e incertidumbres pero el cambio es lo emocionante de nuestra aventura, siempre y cuando no nos posicionemos como víctimas sino como artífices y dueños de nuestra vida para atrevernos a descubrir que hay más allá de la niebla.

La palabra PAZ engloba a otras muchas como son prosperidad, progreso, dignidad, respeto, tolerancia, libertad, derechos humanos, responsabilidad…, y nos damos cuenta de que esos pilares de la PAZ son los que los que necesitamos para VIVIR.

El mundo necesita Paz para volver a empezar a Vivir y a soñar.

Paz para que los ciudadanos puedan ejercer su derecho a ser seres humanos.

Paz para que los animales dejen de ser cazados y sean usados como trofeos.

Paz para la Naturaleza -contaminamos el aire con bombas y dolor; envenenamos el agua de los ríos y los océanos son basureros de plástico que ahogan a las criaturas que viven en ellos causando graves daños a los seres humanos. Cortamos los pulmones de la Naturaleza en beneficio de algunos y todo esto hace que la tierra se vuelva estéril con graves consecuencias para todos los seres del planeta-.

Miles de  seres humanos necesitan volver a ubicarse, tener un país y echar raíces para sus hijos y futuras generaciones; unos huyen o han huido de la sequía por el cambio climático y otros por los horrores que causan algunos señores… El planeta y todos sus habitantes necesitan Paz para volver a regenerarse, para que la Naturaleza pueda protegernos, alimentarnos y saciar nuestra sed. Necesitamos Paz para Vivir con dignidad y respeto y ver a nuestros hijos crecer dejándoles una herencia de bienestar para que las futuras generaciones puedan disfrutar de la belleza de este maravilloso planeta y de todos los seres que viven en él.

En este mundo que se estremece por tanto dolor y que la Humanidad entera depende de los comportamientos de algunos señores, debemos pedir al unísono:

Paz y alegría en la mirada de un niño o de un mayor.

Paz y alegría en la sabiduría de las palabras dichas o escritas.

Paz y alegría en la Unidad de las religiones.

Paz y alegría en el amor que nos procura fuerza, belleza, felicidad porque saca lo mejor de cada uno de nosotros. -Algunos seres humanos se han olvidado del amor y tienen tendencia a separar, a comparar, a dividir según sus criterios y el grito de sus almas lo encierran en un pozo sin fin-.

Paz y alegría en la determinación para alcanzar las metas, los objetivos y los sueños de cada uno de nosotros.

Paz y alegría a todos los seres humanos porque todos tenemos los mismos derechos a la justicia, a la libertad, a la dignidad, al respeto, a comer y a trabajar  porque todos vivimos en la misma casa y bajo el mismo techo, el Universo.

La Humanidad camina en estos momentos por un desierto pero todo desierto tiene un pozo de agua escondido. Caminemos juntos para encontrar  ese pozo llamado Paz, fuente de vida que nos aliviará el dolor y  la sed.

El universo, el planeta, la humanidad y los seres vivos alzan su grito al unísono pidiendo “PAZ”.
                                                       (foto google)


miércoles, 26 de abril de 2017

CANTO AL AMOR


Amor sin reservas, amor  de la pasión.
Amor del perdón, amor de la compasión,
Amor misterioso que se cuela a través de la piel
Y del alma,
Sin esperar nada a cambio, ni una mirada, ni una palabra
Ya que solo sabe amar por amar.  

Amor humano, aceptación plena de uno y entrega del otro.
Para que unidos, formen la Unidad en la Armonía Universal,
En esa danza sin igual, al son de la música de sus corazones,
Que todos deseamos escuchar y bailar,
Aunque solo unos cuantos la puedan escuchar
Porque nunca han perdido la esperanza de amar.

Amor a la naturaleza, energía sagrada
Visible e invisible, aunque manifestada.
Fuerza que une y nos hace recordar
Que el Amor está en todas partes
Y, no lo podemos olvidar
Porque la belleza que nos rodea
Nos recuerda, que
El amor solo sabe amar por amar.  

Amor que camina junto a la humildad y a la alegría,
Sentimientos dulces y ligeros que
Se expanden a través del aire, acariciando
Al ser humano y a la Madre Tierra
Creando el océano de paz que todos anhelamos.

Amor, sentimiento mágico lleno de Esperanza y  de Fuerza,
Que cabalgará hacia dónde el viento le lleve,
Sin olvidar que el Amor se encuentra
En el Loto interior de nuestro corazón,
Y cuando le permitimos abrirse
Podemos oler su perfume a jazmín,
Esencia del Amor y recordar que el

Amor, solo sabe amar por amar.




domingo, 23 de abril de 2017

LAZOS EN EL AIRE



Cuántas palabras y plegarias,
Cuántos sentimientos y pensamientos
Lanzados al aire,
Absorbemos y respiramos a través
De la piel porque el aire
Nos atraviesa y gracias a él,
Vivimos.

Lazos de sentimientos de odio y de perdón,
Lazos de pensamientos duros y de amor,
Lazos de palabras de indiferencia y de pasión,
Lazos de plegarias, huecas y profundas.

Lazos que tejen al viento
Los profundos sentimientos y pensamientos
De los habitantes de la Madre Tierra,
Buscando soluciones, sueños y quimeras.

Lazos que se mueven al ritmo del viento
Y nos devuelven sus melodías
En canciones o baladas,
Oyéndose sus lamentos o sus risas
Y haciéndonos sentir, tristeza o alegría.

Lazos que nos reclaman nuestra bondad y humildad
Para que esas plegarias sean atendidas
Y poderlas transformar en risas.

Lazos  que como un mandala
Que todo abarca con amor y paz
Acaricien a la Humanidad y a la Naturaleza.

Lazos de respeto para todos los seres
Y sus diferencias.
Lazos de perdón para curar heridas abiertas,
Lazos de belleza para que la plegaria
Por la Madre Naturaleza y por la Humanidad entera,
Se cumpla y podamos juntos vivir
En la Luz, la Armonía y por fin, sonreír.

                                                               (fotos google)

lunes, 17 de abril de 2017

ENCUENTRO DE DOS MITADES SOLITARIAS

El Espíritu de la diosa de la concordia no solo
Necesita muérdago y mirto, sino
También armonía y serenidad para los
Hombres de buena voluntad que se unen
Bajo la bandera de la moderación y firmeza,
Uniendo sus tristezas y sus  fuerzas
Para crear canciones tristes que luego
Les harán sentir mejor por dejar de ignorar
Y así encontrar a su otra mitad, su unidad.

No podemos seguir viviendo separados
Cada uno de nosotros por nuestro lado,
Separados de nuestras mitades,
Sintiendo separaciones y frustraciones.

La unidad procura paz, confort y abundancia,
Abundancia en alegría y ganas de vivir,
Ganas de vivir que nos hacen sentir amor,
Amor que nos da fuerzas y visión
Para luchar por un mundo mejor.
Un mundo mejor donde las dos mitades
Aspiran a vivir en medio de la paz y de la seguridad.
La paz y la seguridad crean progreso,
Escuelas y educación para nuestros niños.
Niños que  son la continuación de nuestra
Especie, de nuestro futuro, y solo ellos
Podrán crear un mundo donde se viva
Con dignidad y lo más importante,
Donde se viva en unidad.

Hay que tomar conciencia del destino de la tierra
Y del destino de la humanidad.
Las redes sociales nos ayudan a comunicar
Con todos los seres del planeta,
Pero nos olvidamos de comunicar
Con nuestro mejor amigo, nuestro yo,
Ese que  nos recuerda que debemos
Respetarnos para que podamos compartir
Lo mejor que guardamos en nuestro interior.

Hay que tomar conciencia de nuestro destino
Para que  mitades solitarias se encuentren
Y aprendan a través de su viaje por la vida
Que la comunicación debe ser de corazón a corazón,
Porque esta comunicación es la base para
Encontrar a su otro yo.  
Mitad que buscan sin cesar y aunque está
Al alcance de la mano, se suele  ignorar,
Porque nos hemos olvidado que comunicar
Es también, contactar con nuestro interior
Porque somos la otra mitad del mismo yo.

                                                       (foto google)

jueves, 13 de abril de 2017

Alquimia de la alegría

El vaivén  de las olas producidas por el viento,
Salpicando las rocas y acariciando la arena,
Crea dibujos en colores blancos
A veces, colinas o montañas
A veces, dibujos abstractos.

El mar porta la magia de la alquimia,
Magia que transforma su fuerza en paz y belleza.
Magia que al contacto con la tierra
Ha dejado una huella de belleza          
Que ninguna  mano ha podido moldear 
Aunque algunos lo han sabido plasmar,
Pero lo más importante es que nuestra
Alma capte como en la poesía su pulso vital.     

Su arrullo es relajante y nos trae
Mensajes si sabemos escuchar:
Mensajes de alegría,
Mensajes de valentía,
Mensajes de rechazar la huida,
Por la dicha de estar aquí en el día a día,
Recuperando la alegría de la vida.

Alegría que nace en la profundidad del corazón,
Y, nos hace sonreír sin motivo ni razón.
Alegría en una mirada o en una flor,
Alegría en una palabra o en un adiós.

La alquimia de la alegría es un generador  
De sueños y alientos en sus bellos
Atardeceres o renacimientos.
Sueños y deseos, pregunta el aire
¿Qué queremos?
Difícil réplica si no la conocemos,
Aportando paz y confianza a los que
Conocen su respuesta.

Alquimia de la alegría en cada nuevo día,
No importa el mañana ni el ayer.
El ayer nos recuerda lo que hemos de aprender,
El mañana nunca ha de llegar,     
Solo el presente nos ayuda  a componer
Nuestra poesía con tristeza o alegría,
Siendo dueños para transmutar los
Ingredientes en el gozo de nuestra vida.

 

                                                          (fotosGoogle)

domingo, 9 de abril de 2017

EN LAS TRINCHERAS

Esta es la historia de Aamir, un niño de cinco años que ha sido obligado por la crueldad de algunos señores a vivir en una trinchera donde las balas son los sonidos que oyen sus oídos. Aamir agoniza, poco a poco, su pequeña y corta vida se le va con cada respiración - el aire es irrespirable debido a los ataques biológicos, así como a  los bombardeos que no cesan -, su pequeño cuerpo ya no tiene fuerzas y ha caído en la inconsciencia, lugar donde no se siente dolor ni temor.

Su inconsciencia le lleva a unos recuerdos muy queridos, a su casa, donde sus hermanos y padres lo miran orgullosos de su gracia, de su buen humor y de su alegría innata. Padres que trabajan el campo, respetuosos con la tierra que les da de comer y amantes de sus hijos; hijos que estudian para labrarse un mejor porvenir para todos  y por las noches se sientan juntos para cenar y compartir sus vivencias, alegrías o tristezas. Una familia más entre las miles de familias en el mundo, a lo largo y ancho del planeta.

Vidas truncadas sin saber por qué, a la merced de unos señores que decidieron que la vida de esas esas personas les pertenecían y como consecuencia llegaron a la conclusión de que si las aniquilaban no pasaba nada, serían daños colaterales en medio de ese terrible escenario que acababan de crear, la guerra.  Así empezó una carrera sin fin de años de horror, de sufrimiento, de miseria que aún siguen padeciendo en sus carnes las personas que viven en las trincheras, temblando de terror cada segundo de sus vidas y esperando que la muerte venga a salvarlos de ese terrible escenario.

Esos señores que solo saben crear guerras, fabricar armas y generar caos a su alrededor, son almas enfermas que viven a lo largo de los cuatro puntos cardinales del planeta. No les importa si las personas viven o sufren; las personas que no han muerto físicamente están siendo torturadas psíquicamente en medio del caos con la muerte haciendo de su sombra. 


Para la gran mayoría de los seres humanos estas barbaries son inconcebibles e inhumanas, ya que la vida humana es sagrada y debemos respetarla y no es una moneda de cambio de compraventa como esos señores piensan, ya  que a ellos  solo les mueve el poder y el dinero, pero tienen sobre su conciencia la muerte y la miseria de miles de seres humanos que han dejado en la cuneta viviendo en las trincheras.

Aamir, sale de su inconsciencia, se remueve en las trincheras, cubierto de tierra mojada y piedras que se clavan en su pequeño cuerpo, y vuelve a vivir esa pesadilla de horror y dolor, incomprensible para él; llora desconsoladamente porque se ha dado cuenta de que su familia se ha ido, se siente solo y abandonado.

Su dolor y desesperación es tan grande que vuelve a caer en la inconsciencia, pero esta vez, vive el reencuentro con sus padres y hermanos que les sonríen y le esperan. Él se levanta y se dirige hacia ellos, no siente dolor ni tristeza, solo una gran alegría de volver a estar con su familia. Vuelve su mirada hacia atrás y se da cuenta de que ha dejado las trincheras que como otros muchos compañeros, sonríen y se van felices porque para ellos se acabó el infierno.

Mucha gente sigue sobreviviendo y agonizando en esas trincheras esperando que su sombra, la muerte, les lleve con sus familias y amigos,  sin comprender por qué nadie les ha ayudado.

¿Cuánto vale el poder y el dinero? Me pregunto, al ver tanta destrucción, miseria, heridas que jamás cicatrizarán, vidas sesgadas…;  trincheras empapadas de sangre y llantos de tristeza, también Madre Tierra llora y clama al cielo. Los corazones de hierro, esas almas enfermas  son los verdugos que quitan la vida y la alegría a miles de personas a lo largo y ancho del planeta, pero esos verdugos que han perdido el perfume de sus almas deben saber que las miles de almas que sufren y que se han ido, elevan una plegaria  sincera de perdón para que la paz vuelva a la tierra y a la Humanidad entera.

La voz del pequeño Aamir es la voz de todos los niños y víctimas que se han ido y que siguen luchando por sus vidas, voz que seguirá viva y cada día se alzará más y más, hasta los confines del universo, hasta que los responsables de esos crímenes y de esas trincheras paren las guerras, las masacres, las violaciones para que la Humanidad entera pueda celebrar la victoria de la paz sobre la guerra.

No hay poder en el universo más grande que el amor y el perdón y no podemos olvidar que los seres humanos estamos hechos de esas esencias. Esas almas enfermas solo desean poder y dinero, qué pobres son al vivir esa falsa ilusión, jugando a ser dioses del averno, donde el egoísmo y el ego acompañan a su cortejo creando sufrimiento y terror.

La voz del pequeño Aamir se alza en una plegaria de melodía de paz para la Humanidad:
Miradas que reflejan el horizonte,
Miradas limpias y sonrientes,
Caminan juntas en un verde bosque
De flores silvestres y canciones.
Han quedado atrás las trincheras,
Tumbas de cuerpos vacíos porque
Sus almas han volado hacia
Un lugar de reencuentro con
Familiares y amigos,
Donde la sonrisa da la bienvenida
A esos héroes que han dejado sus vidas
Para enseñarnos a todos, que la vida
Hay que respetarla y que no hay poder ni dinero
Que los sillones de oro puedan comprar.  
La voz del pequeño Aamir se alza
En esta canción de alegría y paz,
Para hacer desaparecer las trincheras
Y esos crímenes atroces enterrar
Para siempre jamás.
Esos héroes se han ido y nos
Han dejado la enseñanza de que no
Es buena la venganza sino
Sonreír y perdonar con el alma.
Héroes que con su silencio,
Con su valor y con su coraje
Han cerrado sus ojos para que
Nosotros podamos continuar
El compromiso de firmar la paz
Para que otros padres y hermanos
Puedan estar juntos por siempre jamás.

El canto de los pájaros simboliza a la voz de los niños, símbolo de liberación y libertad, que cada día nos alegran las mañanas con sus cantos y revoloteos. 

Todos nosotros debemos a esos héroes del silencio nuestro compromiso de lucha para restablecer y reconstruir la paz y lugares donde los niños junto con sus familias puedan vivir, jugar y reír y nos alumbren son esas sonrisas como soles para que el futuro de la Humanidad sea vivir en paz y nunca más en las trincheras. #YoSoyAamir

 
 





                              (fotos google)

jueves, 6 de abril de 2017

EL PUZLE DE NUESTRA VIDA

Para terminar con éxito el puzle de nuestra vida y alcanzar la puerta de salida del laberinto de nuestra historia, tenemos que observarnos a vista de pájaro para ir comprendiendo y sintiendo nuestro cuerpo físico, emocional, mental y espiritual en toda su grandiosidad.

Cada uno de nosotros somos los artesanos de las piezas de nuestro puzle, siendo responsables de nuestras acciones y, por ende, de sus consecuencias. A veces, por miedo, por no tener valor de cambiar nuestra existencia, hemos decidido fabricar piezas de egoísmo, de ignorancia, de apatía lo que genera el exilio de nosotros mismos porque  no hemos querido saber nada de nuestra grandiosidad y hemos olvidado  nuestros sueños y deseos por diferentes razones y, como consecuencia, nos sentimos vulnerables por haber perdido la confianza al enterrar la valentía y la voluntad en el pozo de la soledad y del sufrimiento.

Los guardianes de nuestra vida y de la naturaleza habitan en las ciudades, en los pueblos, en las montañas, en los bosques, en el mar… espíritus o seres invisibles que nos rodean para ayudarnos sin cesar; unos los ven, otros los sienten, otros los niegan y hay otros que ni lo uno ni lo otro, según sus creencias y experiencias. Seres invisibles que nos ayudan con sus preguntas cuya vibración sentimos en nuestra conciencia. Miles de silencios que siguen a esas preguntas por desconocimiento o por no querer saber. Preguntas que nos alumbran como farolillos si deseamos ahondar en nuestra alma, pero si cesamos en la búsqueda, los farolillos se apagarán ya que no sabemos hasta donde podemos avanzar ni cuán largo puede ser nuestro camino.

El laberinto de nuestra historia está plagado de trampas tanto físicas como psíquicas: enfermedad, depresión, apatía hacia las cosas sencillas de la vida, y qué decir de las cosas más significativas porque nos ahogamos en un mar de confusiones y miedos y no llegamos a tomar decisiones. Tenemos miedo de cruzar la línea, tenemos miedo del cambio, tenemos miedo a salir de nuestra zona de confort,  porque nos hemos acomodado en nuestra pequeña burbuja prefiriendo vivir ahogados en esas emociones  que nos hacen vulnerables y frágiles, olvidando que a veces una lágrima puede elevar el alma y la autocompasión puede crear un surco tan profundo que será muy difícil salir de él. Se requiere determinación y esfuerzo para romper la burbuja y bajar al pozo de la soledad para recuperar la voluntad y el coraje, imprescindibles ambos,  para volver a encontrar la dirección del camino.

Hemos vivido con muchas sombras, cadenas, miedos, tradiciones y costumbres, hasta tal punto que se han hecho nuestra segunda piel, sin pararnos a reflexionar si esas piezas que hemos fabricado procedían del amor, de la verdad, de la honestidad o del miedo a Vivir nuestro destino.

Nuestro puzle se compone de miles de piezas y cada día van cambiando según nuestras decisiones y con el paso del tiempo nos damos cuenta de que mantenernos en nuestra zona de confort, con esa pasividad, no trae nada bueno a nuestra vida. Cuando nuestros ojos saben ver detrás de las apariencias, cuando la alegría falta en nuestra vida,  es el momento de reflexionar y decidir ¿qué es lo que deseamos en nuestra vida: armonía o discordia? Pregunta difícil cuya respuesta está en la voz de nuestra conciencia. 

No podemos seguir haciendo oídos sordos a nuestro corazón, a la voz de la naturaleza, al despotismo o indiferencia de los señores que gobiernan ni al pueblo que sufre en un medio social de miseria y tiranía. Nos dirigimos hacia un mundo de ciencia ficción, un mundo de robots, un  mundo donde las máquinas tomarán posesión de la vida dejando en la cuneta a millones de seres, un mundo donde lo material prevalecerá sobre lo social  y lo humano. Hay que reflexionar y no seguir avanzando por ese camino. Camino donde las personas pierden su dignidad y sin dignidad nos convertimos en androides.  No podemos sucumbir a la violencia, a la rigidez de pensamientos, a las injusticias sociales o personales y debemos ser implacables en la lucha por la paz, por la justicia, por el amor y por el perdón para así crear un mundo mejor.

Hay que alejar sentimientos de mediocridad, tener la voluntad de sacudir la inercia, la apatía, la desidia que ahogan nuestras vidas, vidas de angustias, de miedos, de temores y de dudas provocadas por esas emociones que nos incitan a quedarnos en lugar de salir a buscar nuestro destino, San Agustín dijo: “avanza sobre tu ruta, ya que ella solo existe por tus pasos”.  Si deseamos avanzar tenemos que ser los alquimistas de nuestras vidas para lograr nuevos retos y sueños y llegar a nuevos derroteros, transmutando por medio de la alquimia del corazón los pensamientos rígidos, la apatía, el ego, el egoísmo… en entusiasmo, coraje y ganas de luchar.

El laberinto que es nuestra historia, contiene las memorias del mundo, las pasadas y actuales. Todos los seres humanos tenemos nuestra psicología personal y nuestra sensibilidad debido a nuestras experiencias y por el contexto social en que nos movemos y vivimos. Hay que buscar la unidad y dejar a un lado la división, unidos venceremos, divididos nos vencerán.  Todos tenemos la obligación y la responsabilidad de crear un universo a nuestro alrededor de paz y amor.

No podemos olvidar que con nuestro libre albedrío Dios nos dio la libertad, y nadie tiene derecho a quitárnosla; en el gran puzle de la Humanidad, la libertad y el respeto son las piezas principales para vivir en el principio sagrado de la Unidad, aunque para algunos, la sabiduría del alma es locura para el ego humano. El laberinto tiene su salida por la puerta del corazón de cada ser, que es, la puerta principal del retorno a nuestra Casa, el amor nos conduce al Amor. Una vez pasada la gran puerta del retorno nos encontramos que ya no hay cargas emocionales sino otros nuevos horizontes, donde el amor, la paz, la sabiduría son los pilares de ese nuevo alba, de esa nueva vida.

Algunas sabias palabras:
Confucio: “Pensar sin aprender es esfuerzo perdido; aprender sin pensar, peligroso”.
Confucio: “Me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí”.
Maimónides: “El riesgo de tomar una decisión equivocada es preferible a la parálisis de la indecisión”.
Pitágoras: “Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida”.
Sócrates: “El orgullo divide a los hombres, la humildad los une”.
Buda: “La máxima victoria es la que se gana sobre uno mismo”.













     (Imágenes de Google)




sábado, 1 de abril de 2017

HERIDAS ABIERTAS

Millones de estrellas, millones de almas,
Millones de risas, millones de lágrimas.
Vivimos en círculos que cada día
Abrimos y cerramos,
Aunque para la gran mayoría
Siguen abiertos
Por ser lacerantes y dolorosos.

Pasamos la vida sobreviviendo,
A cada instante con un después,
Con un tal vez o con un mañana,
Que nunca han de llegar,
Porque nos olvidamos que
La vida no es sobrevivir al instante
De un tal vez, sino que
Vivir es a cada instante.

Viviendo y sintiendo curamos nuestras
Heridas que la psicología no puede
Sanar porque son viejas heridas que
Perturban y traen miseria a nuestra vida
Por unos recuerdos que no podemos olvidar.

Problemas sin resolver y lágrimas
Amargas enturbian los ojos, cuyas
Aguas bañan las viejas heridas
Aún abiertas que supuran,
Y que a través de los días
Hemos dejado de curar,
Para intentar olvidar
Ese recuerdo sangrante que todos
Llevamos en nuestra alma herida.

Heridas abiertas que nos hacen huir,
Correr, sobrevivir sin sentir, o
Caminar sin avanzar,
Sin ver, sin sentido  y oyendo
Para qué vivir si tenemos que morir.

Viejas heridas abiertas que no nos
Dejan escuchar el alegre gorjeo de las
Aves, el canto de las olas o el susurro
Del aire, que nos recuerdan que la
Vida es para vivirla y no olvidarla.

No vale la pena huir del sabor
Amargo de las heridas abiertas,
No hay que dudar ni mirar atrás,
No podemos detenernos
Aunque nos duelan o nos impidan volar.
  
Todo es cuestión de ver los rubíes fulgurar,
Sentir latir a nuestro corazón
Y ver el sol en la profundidad
De nuestra alma brillante y hermosa
Que como el Fénix
Se eleva al jardín de la Esencia
Y nos recuerda que la vida es bella
Y hay que vivirla para no olvidarla.

                                                        (foto google)