Libro

Libro
Ahimsa es vida

lunes, 31 de octubre de 2016

NO ME OLVIDES, MI NOMBRE ES BOLINGO


Una mano invisible me lleva a un bosque lleno de color y de luz. Estoy maravillada de tanta belleza y oigo el murmullo de los árboles, del viento, del agua…, es un momento mágico.


Un niño precioso, con una sonrisa más radiante que el mismo sol, ilumina el claro del bosque, criatura adorable que danza con sus  brazos levantados, en símbolo de gratitud al Espíritu del bosque por este nuevo día y por tanta belleza. 

Imagen preciosa y de recogimiento, se palpa y se siente el respeto de este momento sagrado de unión con la Naturaleza.

Las ramas de los árboles bailan al son de las caricias del viento  y el agua al son de la luz del sol sobre su superficie…, oigo un susurro… “Bolingo”,  sonido precioso que suena mágico… Bolingo, Bolingo, Bolingo lo repito tres veces para recordarlo.

Bolingo, así se llama este ser atemporal y eterno, que vive en este claro del bosque y que cada día realiza su danza sagrada de gratitud y de esperanza por la Humanidad y por la Naturaleza. Bolingo desprende esa Luz propia de los seres amantes y respetuosos. Soy espectadora de una experiencia única y mágica, donde se unen las energías del cielo y de la tierra a través de este espíritu majestuoso encarnado en un niño.

Sus ojos negros y profundos están cargados de sabiduría, -sabiduría del más allá y de su  aprendizaje a través de su historia en la Humanidad-, me miran y su mirada me traspasa el alma y todo a mi alrededor se detiene. Siento el amor y la tristeza que habitan en él. Amor que nace en su corazón y tristeza provocada por el comportamiento ajeno de unos seres humanos que provocan desequilibrio, buscando verdades fuera de ellos y al no encontrar respuestas se sienten frustrados y resentidos con ellos mismos y con todo lo que les rodea.

Me viene al espíritu un poema: “La Naturaleza y el Amor”

Árboles que se elevan en busca del Espíritu,
Raíces que perforan el suelo para mantener el equilibrio.
Luz que los atraviesa para traer el Cielo a la Tierra,
Ramas que se extienden para dar sombra y cobijo
Al caminante cansado.

Susurros del aire que traen una canción lejana
 Cargados de notas de gratitud y de esperanza.
Susurros del agua invitándonos a la paz y a la serenidad,
Susurros que  limpian las heridas del pasado y del presente.

Todo se eleva en un canto de amor por la naturaleza
Y por los seres vivos 
Para que los seres humanos no olviden y recuerden
La gratitud, la belleza y la esperanza en la Creación. 



Como en un sueño, veo un Águila que vuela hacia las cumbres y me enseña la belleza y el esplendor de la Creación.







Bolingo me hace sentir África, su Tierra Sagrada, y descubro países tan diferentes llenos de belleza, gracia y delicadeza que contrastan con la miseria, la desigualdad y el horror.








Oigo el eco de los gritos de dolor que provienen de la Madre Tierra y de los seres humanos, me estremezco con sus gritos de desesperación, de terror, de miedo, de hambre y de sed, me producen una honda tristeza y unas lágrimas corren por mis mejillas y no pueden parar. Veo almas densas y oscuras convertidas en bestias negras del miedo y del terror que devoran almas luminosas y vulnerables. Es un paisaje oscuro y frio, siento escalofríos en mi piel. El suelo está sediento de paz y no admite más sangre. Los Seres humanos desean la paz y solo quieren vivir y disfrutar del día a día en compañía de sus seres queridos.

“Devolver odio por odio multiplica el odio, añade una oscuridad más profunda a una noche ya desprovista de estrellas.  La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad: solo la Luz puede hacer eso. El odio no puede expulsar al odio: solo el amor puede hacer eso” (Martin Luther King)

 “Mi alma huye de su mansión de arcilla, en una noche ventosa, con luna llena en que la mirada puede recorrer mundos de luz. Que ya no estoy, que nada hay, ni tierra, ni mar, ni cielo sin nubes, excepto un espíritu viajero en la inmensidad infinita (Emily Brontë)
De nuevo estaba en el Bosque,  sentada en la tierra y apoyada contra un hermoso árbol, al abrir mis ojos vi sus ojos de ébano que sonreían y oí que me decía: “No me olvides, mi nombre es Bolingo”. El silencio me trae  mensajes de paz y de esperanza, de gratitud y de alegría, de solidaridad y de libertad.

(fotos google y google+)

martes, 18 de octubre de 2016

TOMAR CONSCIENCIA DEL DESTINO DE LA TIERRA


Los seres humanos nos olvidamos muy frecuentemente de que también somos Naturaleza, todos formamos parte ella, nacemos, vivimos y morimos en ella. Pero la hemos relegado a un plano secundario dando más poder e importancia a la tecnología, a las posesiones materiales…, nos sentimos identificados con “mi coche, mi casa, mi TV, mi móvil, mi ordenador…”, que a lo que realmente importa que es nuestra casa “La Madre Tierra”.  

Somos hijos de la Historia de la Naturaleza, debemos volver a aprender a escuchar las voces de nuestros antepasados, ellos han vivido y han luchado para que nosotros tengamos y vivamos en un mundo mejor; nos han dejado una historia como herencia para no repetirla jamás: holocaustos, guerras, odio, racismo, violación de los derechos humanos, pero, una vez más, no hemos querido escuchar sus consejos y mucho sufrimiento ha sido en vano y cuyo resultado en la actualidad es terrible.

Algunas mentes perversas, tanto de hombres como de mujeres, se alimentan de odio, ira y destrucción, se creen todopoderosos porque tienen el poder gracias al terror y al miedo, manteniendo oprimidos bajo la esclavitud a muchos seres humanos.

Ha habido grandes catástrofes humanas como la bomba de Hiroshima y Nagasaki en 1945, desastres radioactivos como el de Chernóbil 1986, Fukushima 2011… y algunos siguen haciéndose los protagonistas en un pulso de fuerza con pruebas nucleares… No sé cuál es el objetivo ya que si destruimos nuestro medio ambiente nos destruimos todos, nadie ni ellos mismos sobrevivirán.

La Madre Tierra no sabe de fronteras con lo cual todas esas partículas radioactivas se han paseado una y mil veces a través del planeta impregnándolo todo, de ahí que hayan nuevas y raras enfermedades tanto físicas como psíquicas, además del cambio climático cada vez con mayores y graves consecuencias como grandes sequías, desbordamientos, lluvias, huracanes…  No podemos seguir sin aceptar que “somos y formamos parte del planeta” y que depende de nosotros su cuidado y su protección.

Hemos dejado de creer en nuestras capacidades, hemos dejado de tener confianza en nosotros mismos, hemos dejado de crear por nosotros mismos para crear a través de la tecnología, hemos dejado de ser creadores de nuestras vidas para ser consumidores de tecnología.

El hecho de olvidar nuestro papel de seres humanos trae desequilibrio, tanto en el planeta como en nosotros mismos.

Los elementos manifestados de la Creación como son: la tierra, el aire, el agua, el éter, el fuego, los árboles, las montañas, los volcanes… han servido para crear la Naturaleza y los seres vivos y todos juntos formamos nuestro “Planeta Tierra”. El problema al que estamos confrontados en estos momentos es el desequilibrio, estamos desequilibrando de forma muy grave al planeta y por consecuencia a nosotros mismos. La tierra está regada de sangre, el aire está lleno de gritos de dolor y desesperación de las almas que a través de sus rezos y súplicas piden clemencia y paz. El agua se está contaminando y muchas especies están desapareciendo; la deforestación es un gravísimo problema, los árboles son los pulmones del planeta  y los estamos  extirpando…

Estamos repitiendo la misma historia que vivieron nuestros antepasados; ellos han muerto, han sufrido y han luchado para que esa historia no se repitiera, pero… estamos aniquilando a nuestros hermanos con guerras, masacres, hambres, violaciones de los derechos humanos bajo las etiquetas que más nos convienen en este momento: religión, poder, diamantes, ideologías, colores…, hay miles de etiquetas bajo las cuales se amparan unos cuantos, creando holocaustos, terror y desequilibrio a todos los niveles, con gravísimas consecuencias para todos los seres humanos del planeta.


La Humanidad entera está aquí para aprender y rectificar de sus errores, todos estamos de paso, nuestra existencia es efímera, es mejor que la Historia hable de nosotros por ser creadores de vida, de paz, de alegría y de bienestar que por ser aniquiladores, dictadores, violadores de los Derechos Humanos, artífices de masacres… en la actualidad ya se sabe lo que la Humanidad piensa de esos monstruos.

¿Hacia dónde se dirige la Madre Tierra?

Nuestra casa “el Planeta Tierra” tiene por misión darnos todo lo que necesitamos y en contrapartida tenemos que cuidarlo y protegerlo, pero algunas mentes desprovistas de Humanidad están empeñadas en enviarnos a todos al caos, bien por un sillón de oro bien por unos diamantes, bien por una ilusión efímera de creerse todopoderosos con poder de decisión sobre la vida de otros seres bien por imponer unas leyes que solo son favorables a los que las promulgan…

El panorama que tenemos es desolador, pero no es para tener miedo ni echarnos a correr, no, es para reflexionar y tomar medidas, cada uno de nosotros en nuestro pequeño universo debemos comportarnos como hijos de la Naturaleza y respetar a los demás hermanos, aceptando su diferencia y, con dignidad y respeto, podemos compartir nuestras vivencias, mejorarlas y avanzar.

Como decía Pitágoras:
 “No podemos permitir que unos cuantos dicten el rumbo de nuestro planeta ni de la Humanidad”
“¡Hombre de estado!, antes de dar leyes al pueblo aprende bien las de la armonía”
“Vivir según la Naturaleza es vivir según los dioses”

La Humanidad debe elegir… y debe rendir homenaje a la Naturaleza con respeto y luchar por un mundo mejor para dejar en herencia a nuestros hijos un mundo en que puedan crecer y reír no devastado por el odio.

Podemos poseer millones de diamantes, armas destructivas, esclavizar y matar a los seres humanos pero jamás venceremos a la Naturaleza. Seamos humildes ante su grandeza y fuerza para que podamos vivir en paz y disfrutemos de la Vida, nuestro don más sagrado.

¿Por qué?
Los hombres matan por un trozo de tierra,
Quieren controlar y poseer la tierra y a sus habitantes.
Yo quiero vivir en paz, ver a mis hijos crecer y
A los hijos de mis hijos, y a los hijos de los hijos de mis hijos.
Quiero un mundo de paz
Para que las generaciones que tienen que venir,
No se hagan la pregunta:
¿Por qué nos han dejado un mundo devastado por el odio?
¿Por qué cientos de miles de seres humanos tienen que emigrar?
Dejando atrás su dignidad, sus casas, trabajos, amigos, familiares,
Enfrentándose a una muerte casi segura
Solo llevando de equipaje su esperanza,
Que tal vez les guíe hacia su destino.
Yo soy un ser humano y exijo mi libertad y mi respeto,
Que importa mi color, mi creencia, me sexo, soy un ser humano,
¡Basta ya de esta barbarie!
El planeta es de todos, sin preferencias, y todos
Podemos convivir con respeto, aceptando la diferencia con los demás.




Te ofrezco mi rosa de la amistad para que juntos podamos disfrutar de la Naturaleza y vivamos una vida plena y serena.

miércoles, 12 de octubre de 2016

RECUERDOS LEJANOS


Todo surge cuando tiene que surgir, en el momento adecuado, ni antes ni después.

Estoy sentada en una piedra observando mis queridos árboles, sintiendo el aire y ese olor a tierra mojada que tanto me gusta, cuando… sentí en mi interior ese cosquilleo…, el tiempo y  el espacio se congelan y me vi envuelta en una espiral. Me gusta esa sensación maravillosa de ligereza…

Mi conciencia me acompaña siempre, es la misma que ahora mismo, veía un jardín de luces que brillaban como la Dama de Noche. Oía la música de las esferas provocada por la vibración de las energías de las estrellas. Estaba absorta en la magia y belleza de mi visión, cuando sentí y oí la vibración de un canto profundo y sincero que había atravesado los confines de la tierra, y que provenía del corazón de un ser humano. Los colores rojos, amarillos… se fundían en el horizonte. Un nuevo amanecer saludaba a la Madre Tierra y a todos los seres, era el canto al nuevo día.


                                                 
Veía un valle, atravesado por un riachuelo, era un  poblado de nativos  norteamericanos, no estamos en la época actual.

Este canto provenía de Pluma de Águila, Chamán de su poblado. Cantaba al nuevo día y daba las gracias a Wakan Tanka, el Gran Espíritu, por haber ayudado a su pueblo a llegar a ese lugar después de un gran éxodo, de sufrimiento y muertes. Exilio forzoso  provocado por la ignorancia desmesurada de unos hombres blancos que creían poseer la verdad.

Entré en su Tipi, me gusta la sencillez y lo cálido de su ambiente. Es maravilloso estar en contacto con el Espíritu de una persona cuyo amor incondicional es ayudar a sobrevivir unas costumbres y un legado que no deben morir.

Pluma de Águila se dirigió a Sweet Lodge, para purificarse y poder entrar en contacto con el Gran Espíritu, Wakan Tanka. Tiene que sentir y percibir la forma más sencilla y eficaz  de ayudar y elevar la estima de su pueblo, personas  que se han vuelto vulnerables, que han sufrido el odio y la ignorancia en sus carnes así como las  masacres tanto humanas como de la Madre Tierra.

Pluma de Águila en su visión me  dejó un mensaje: “el hombre debe recuperar su honor y su dignidad, debe recuperar el respeto por sí mismo y por la Naturaleza, debe aprender a respetar otras verdades y debe encontrar su Humanidad, si no lo hace los tiempos venideros serán muy difíciles. Todos los hombres somos hermanos y vivimos en la casa de la Madre Tierra, sin preferencias ni privilegios”.

Volví a sentir el olor de la tierra mojada y, tuve la sensación de una vivencia y un recuerdo lejano muy querido a mi alma; oí las palabras que provenían de ese canto lejano de no olvidar las palabras de Wakan Tanka.

LAS PALABRAS DE WAKAN TANKA

Wakan Tanka me habla
A través de las páginas de un libro
Que los hombres no han escrito.
Ninguna palabra, ningún credo, ningún dogma:
Lo que escribe no me liga a ningún clan,
En las bandadas de pájaros que atraviesan el cielo,
Vuelan hacia las lejanas regiones,
En los árboles que hacen raíces
Y lentamente se elevan siempre más altos,
En las flores cuyos pétalos
Exhalan un perfume embriagador,
En cualquier animal
Que persigue algún objetivo,
En el Sol que nace con cada aurora
Para anunciar un nuevo día,
En la Luna que en el hueco de su mano
Hace descender y subir las mareas,
En Venus, Marte y Júpiter,
En las estrellas que forman la tropa celeste,
En todo lo que respira,
Se mueve, se arrastra y vuela,
Wakan Tanka me da de beber sus palabras.

(K. Meadows , Médicine de la Terre)

(foto amanecer en Haleakala Hawaii. La Naturaleza Sagrada del Ser Humano)

jueves, 6 de octubre de 2016

EL SABER Y LA SABIDURÍA AL SERVICIO DE LA HUMANIDAD



"Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades". Pitágoras


Algunos "versos de oro" de Pitágoras 

  • ·        Respeta el juramento con toda suerte de religión.
  • ·        Escoge por amigo entre los hombres al que se distingue por        su “virtud”.
  • ·        No cometas jamás ninguna acción vergonzosa, ni con los          demás, ni contigo en particular, y sobretodo respétate a ti           mismo.
  • ·        Observa la justicia en tus actos y en tus palabras.
  • ·        Observa en toda ocasión lo que voy a decirte: que nadie, ni por sus palabras ni por sus hechos, te seduzca jamás, llevándote a hacer o a decir lo que no es útil para ti.
  • ·    Haz pues todo lo que por consiguiente no te aflija y te obligue luego a arrepentimiento.
  • ·         No hagas ninguna cosa que no sepas. Pero aprende todo lo que es necesario saber.
  • ·         Evita provocar la envidia.
  • ·   No cierres tus ojos al sueño en cuanto te acuestes, sin examinar por tu razón las acciones del día. ¿En qué he fallado? ¿qué he hecho? ¿Qué he dejado de hacer que es mi deber? Comenzando por la primera de las acciones y continuando por todas las demás.
  • ·         Práctica bien todas estas cosas, medítalas bien; es menester que las ames con toda tu alma.

(Versos sacados de “La armonía interior” de Miguel Ángel Padilla)

Pitágoras, toda su vida fue una búsqueda de la Verdad, de la Divinidad y de la Justicia. Su sabiduría sentó las bases para una convivencia pacífica, su comportamiento se ha basado en los versos de oro, en la filosofía, en el conocimiento, en la fisionomía, en la aritmética, en la música y en la astronomía. Decía y proclamaba que debemos volvernos hacia nuestro interior y hacia “las alturas” donde se encuentran la Sabiduría, la Justicia, el Amor y la Divinidad.

Aunque hayan pasado muchos siglos, en la actualidad vivimos, una vez más, un momento oscuro de la Historia de la Humanidad en que todo está “patas arriba”. Estamos  en conflicto tanto a nivel individual como colectivo, no puede haber paz si hay conflicto. La paz llega con el equilibrio y la armonía, el compromiso y el respeto, la justicia y la libertad.

Hay millones de personas que luchan por vivir un día de más, su incertidumbre es total -y no hablo de la muerte que no tiene fecha de visita para ninguno de nosotros-. Hay personas que sufren las consecuencias derivadas del odio y del resentimiento, de la violencia y de la venganza, que están intentando apagar esa llama de locura que abrasa sus vidas y la de sus seres queridos, pero estas personas siguen luchando día a día  con un valor y un coraje sin igual y a las que rechazamos e ignoramos. Debemos reflexionar que el boomerang siempre vuelve.

La Historia de la Humanidad está teñida de sangre, la Madre Tierra clama compasión. La gran mayoría de los seres humanos, espectadores de ese teatro conflictual que han erigido algunas personas, unen sus voces para cantar a la paz y al amor, a la unión y a la esperanza.

La Humanidad  es un conjunto y está formada por seres positivos y seres negativos.   El objetivo de estos seres negativos ha sido y es dividir para debilitar y así  la serpiente implantada por ellos puede atacar y envenenar socavando la fuerza de miles de seres humanos mediante el miedo y el terror.

En la actualidad se están cometiendo crímenes contra la Humanidad y sus responsables viven y duermen tranquilamente, da igual violar, matar, hacer desaparecer, crear conflictos entre países, quitar miles de vidas, sembrar el miedo y el terror, borrar de un plumazo los derechos humanos… y estos señores siguen sin mover una sola pestaña y siguen viviendo como reyes sin importarles el daño ocasionado a miles de seres humanos. La Humanidad en su gran mayoría grita Justicia, Paz, Libertad, Respeto y Dignidad. Estos valores nos pertenecen a todos los seres humanos y no se puede consentir seguir minando la vida de millones de personas solo porque algunos cuantos lo hayan decidido. No podemos permitir más que esta jauría humana siga divirtiéndose en el circo de los horrores a costa de otros seres humanos llevándolos hacia la muerte.

Pitágoras, creó su escuela filosófica para una mejor convivencia entre los seres humanos, pero ya sabemos todos como acabó, al igual que otras muchas personas desaparecieron ejecutadas por una mano oculta perteneciente a unos débiles que reinan en la ignorancia y en el terror,  pero esos individuos ignorantes no pudieron imaginar que su Legado  y su Verdad, una y mil veces, renacerán como el Fénix entre las cenizas.

No voy a seguir hablando de temas que todos conocemos como son la injusticia, la violación a los sagrados valores  de los derechos de los seres humanos. Deseo hablar de esperanza y de paz pero para ello es necesario que todos nos unamos y alcemos nuestra voz en un solo grito “¡BASTA YA DE ESTA BARBARIE!” y que los responsables sean llevados delante de la Justicia de la Humanidad.
Estos “versos de Oro” son fundamentales para el comportamiento de cada ser humano, tú y yo, a  nivel individual y poco a poco ir expandiendo esa red de Esperanza hasta construir un mandala de amor y paz para la Humanidad y la Madre Tierra.

Pitágoras, así como otros contemporáneos de su época nos han dejado Su sabiduría para que podamos conocerla y practicarla. “La belleza del saber debemos utilizarla para el bienestar de la Humanidad, no importa si existen miles de individuos a lo largo y ancho del planeta que están ciegos y sordos debido al veneno de la avidez del poder y a su falta de Humanidad”.

Como decía Pitágoras: “Cuando los vientos soplan adoremos su murmullo” esto significa, luchemos por la justicia y la verdad, alejémonos del conflicto que crea violencia y cólera, de la ignorancia, de la intolerancia, de la injusticia de los enfermos del poder.

La Sabiduría, La Verdad, la Paz, el Respeto y la Dignidad son valores sagrados del ser humano y nadie los puede eliminar. La Justicia es un bien mayor y debe ser igualitaria para todos.

Pitágoras, Ser  extraordinario y un Maestro sin igual, su Sabiduría persiste en mi corazón.

Escuela de Atenas: El saber, el conocimiento y la sabiduría al servicio de la Humanidad.




(Imágenes de google)