Libro

Libro
Ahimsa es vida

martes, 28 de junio de 2016

¿QUÉ PROVOCAMOS CON NUESTRAS REACCIONES...?

Nuestro comportamiento nos define, define nuestra vida y tiene consecuencias para nosotros y para nuestro alrededor. Muchas veces no somos conscientes del efecto y no entendemos las reacciones de las personas que nos rodean, pero ¿nos paramos a pensar  en esas consecuencias?, muchas veces la respuesta es NO.

Los seres humanos tenemos el derecho de ELEGIR, podemos elegir el camino de la paz, ya que la paz es el camino de la felicidad y serenidad o elegir el camino de la guerra, del oprobio, de la injuria, de la corrupción... de la muerte y miseria.

La paz es a la justicia lo que la guerra es a la injusticia y bajos estos dos caminos en estos momentos el mundo se mueve, creando una zona de arenas movedizas que todo engulle y una vez dentro es difícil salir.






Hay millones de personas, hombres y mujeres, jóvenes, menos jóvenes y personas mayores de todos los países del mundo, sin pensar en razas, credos, colores, cada uno con sus múltiples y diferentes  profesiones  que han elegido luchar por la paz, por el bienestar de todos, bajo un mismo estandarte "respeto y humanidad", protegiendo nuestra mayor riqueza, la Naturaleza, para que todos podamos vivir un poco mejor y en seguridad. 

También existen millones de personas, hombres y mujeres, de todas las edades  y diferentes estatus sociales que han decidido tomar el camino de la injusticia, de la crueldad, de la ignorancia  y siempre están proclives a mostrar su violencia y brutalidad. Cada día vemos y oímos en las redes sociales la brutalidad de algunos individuos en todos los campos, incluso azotan a empleados  si no han hecho bien su trabajo, como ha pasado en China y otras muchas vejaciones a lo largo y ancho del planeta, esos comportamientos tienen consecuencias para todos y son inaceptables. No se aprende bajo el látigo del terror, sus consecuencias serán de violencia física o psíquica, solo se aprende con respeto. Debemos concienciarnos, que la violencia solo engendra violencia, si realmente queremos avanzar hay que ser respetuosos, crear lazos de hermandad entre todos los seres humanos y a través del conocimiento y de la sabiduría los pueblos avanzarán. 

Para poder cambiar las cosas tenemos que empezar en este momento, AHORA y empezar por nosotros mismos, no podemos seguir siendo la misma persona y creer que hemos cambiado. En estos momentos, donde la información llega a todos los lugares del mundo en cuestión de segundos, tenemos que empezar a pensar de forma diferente, empezar a cambiar nuestras actitudes y pensamientos, reconfortar a las personas que lo necesitan, crear nuevos proyectos, buscar nuevas energías, reciclar absolutamente todo lo que se pueda, intercambiar bienes, alimentos... proteger la Naturaleza...

Todo a nuestro alrededor está reglamentado por normas, etiquetas, cánones, disciplinas para regir nuestras vidas pero  nos olvidamos de la ÉTICA. Pasamos la mayor parte de nuestra vida trabajando y haciendo cosas que no nos gustan, perdemos mucho tiempo en disputas, banalidades, tiempo que jamás volverá; nuestro objetivo es conseguir más y más dinero, más poder incluso a costa de destrozar la vida a millones de personas cuyo único deseo es tener una vida sencilla y ver crecer a sus hijos dignamente.

Nos olvidamos de nuestra ética, de nuestros sueños, nos dejamos arrastrar por ese torrente humano que es el poder del consumidor, del materialismo y nos endeudamos hasta que caemos y perdemos todo. Nuestra ética y nuestra lucha por conseguir nuestros sueños verdaderos nos permite vivir una vida tranquila, serena y simple. La simplicidad de la vida es la clave de la inteligencia y de la felicidad, cuanto más simple es nuestra vida, seremos mejores personas, nos sentiremos más ligeros  y  felices, ya que las mochilas de los apegos se han caído.

Alimentémonos de ideas justas, de pensamientos positivos, mantengámonos en movimiento ascendente para que la espiral de nuestra vida esté activa y pueda crear otros mundos en lugar de una espiral descendente, pasiva y que todo destruye.




Si decidimos ser poetas tenemos que ser capaces de despertar el bien que anida en cada uno de nosotros, en el fondo de nuestros corazones. 

Si decidimos ser bélicos crearemos guerras y nos convertiremos en cazadores de hombres, estaremos en medio de las arenas movedizas viendo como personas inocentes son engullidas y como nosotros mismos también terminaremos engullidos por ese espejismo que es el horror y sabiendo que la concupiscencia del espíritu de esos bélicos no puede extirparse sino a través de un examen de conciencia, con perdón y humildad.




No hay panaceas, no hay varitas mágicas que nos ayuden a encontrar la paz y  reconfortar a todos los seres humanos, pero si todos ponemos nuestro entusiasmo, nuestro granito de arena el mandala de la paz se irá extendiendo a lo largo del planeta y cubrirá a la Humanidad entera. 

Siempre el cielo nos trae su Luz, por la mañana el Sol, por la noche las estrellas y la luna, hay que elegir el camino correcto, solo depende de nuestras decisiones y ser valientes para seguir avanzando.

"No es el más fuerte ni el más inteligente el que sobrevive si no el más capaz de adaptarse a los cambios ( CH. Darwin)

"La sabiduría suprema es tener sueños bastante grandes para no perderlos de vista mientras se persiguen ( W. Faulkner)


"Hay que seguir a las personas que solo nos hacen avanzar"


lunes, 20 de junio de 2016

EL BUSCADOR DE LA VERDAD...

He aquí la historia del Señor A, que debido a su insatisfacción interior decidió ir a descubrir Su Verdad.

El señor A se sentía profundamente religioso, iba a su iglesia, ayudaba a su congregación, ayudaba a los demás... cumplía a rajatabla con todas las normas y preceptos que le habían impuesto en su casa ya que su familia era muy religiosa.  El señor A era una persona muy curiosa, desde pequeño leía todo lo que caía en sus manos, a medida que iba creciendo también crecía su insatisfacción interior, y poco a poco, empezó a indagar en otras culturas y religiones, sentía que algo se le escapaba... hasta que entendió que no comprendía el significado real de "El Espíritu", esencia común a todas las religiones. ¿Qué es el Espíritu? se preguntaba una y otra vez. Esa incomprensión le hizo sentir incómodo frente a las preguntas de su consciencia; también empezó a sentir el hormigueo interior que proporciona la búsqueda de la Verdad, millones de verdades que hay dentro de cada uno de nosotros y esa búsqueda de nuestra Verdad es la que nos hace avanzar. Después de reflexionar, decidió partir en busca de Su Verdad.

El señor A dejó a su familia, amigos, posesiones, trabajo y se fue a un país donde se suponía que iba a encontrar su paz interior, su Verdad, su Espíritu. Dio muchas vueltas, norte, sur, este y oeste... habló con muchos pretendidos "sabios" pero seguía con esa insatisfacción interior y sin respuestas a esas preguntas de su conciencia, sentía cada vez más fuerte el brío de seguir buscando Su Verdad.

Un día, caminando tranquilamente por una calle abarrotada de gente, se encontró frente a frente con una persona que le miró y supo instantáneamente que esa persona había encontrado su Verdad, su Paz interior,  Verdad  y Paz que él tanto anhelaba, esa persona anónima tenía unos ojos que resplandecían con luz propia, ojos brillantes, llenos de vida y sonrisa serena.

El señor A se aventuró a hablar con él y después de un corto diálogo le hizo la pregunta del millón, ¿cómo has encontrado tu Verdad y Paz interior?, veo que tus ojos brillan con luz propia..., mis ojos están apagados porque no encuentro mi Verdad, la llevo buscando desde hace mucho tiempo y he recorrido medio mundo... pero aún sigo sin encontrarla.

Esa persona humilde, sencilla, sin ánimo de convencer y sin pretensiones le contestó  que la Verdad y la Paz  solamente residen en su Espíritu, en su interior. Solo tienes que descubrirlo. ¿Y cómo lo hago? he viajado de norte a sur y de este a oeste... le comentó el señor A, completamente perdido... "La respuesta te vendrá en el momento oportuno, cuando estés dispuesto a enfrentarte contigo mismo, a tus miedos y apegos tanto emocionales como materiales, y estés preparado  para escuchar al silencio, solo en el silencio podrás escuchar la voz de tu Espíritu... pasa tiempo contigo mismo, observa tus emociones, haz un balance de tu vida, céntrate y reflexiona".

El Señor A se quedó perplejo, sin comprender nada, vio como se alejaba esa persona y no pudo hacer nada, se volvió a quedar solo, con sus pensamientos  y sus dudas.

Después de reflexionar un tiempo,  decidió pasar un tiempo consigo mismo para descubrir quien era y de pronto tomó conciencia de que empezaba a observarse sin juicios y esto le llevó a abrir su baúl de los recuerdos lleno de  sus vivencias y experiencias, hasta que adivinó que se había olvidado de sí mismo. Su vida se había estructurado  bajo unas normas que no eran las suyas sino las de otras personas, solo había hecho lo que le habían dicho que hiciera, vivía la vida de otras personas. En ese momento comprendió que para sentir Paz hay que vivir nuestra vida, la que nosotros creamos y realizó que el Espíritu es la paz interior y solo se encuentra en el interior de cada uno de nosotros. 

Así mismo comprendió que esa persona sencilla y anónima, sin pretensiones le había dado una lección incalculable de HUMILDAD. La humildad va de la mano de la alegría, de la paz y de la serenidad en nosotros mismos y en nuestras acciones, no necesitamos etiquetas para que nos respeten o nos quieran.

El señor A, volvió a su país y se dio cuenta de que no era necesario liquidar sus pertenencias para encontrar Su Verdad, ya que esas posesiones materiales forman parte de su vida exterior y le hacen la vida agradable. Los bienes no son el problema, los bienes no se aferran a nosotros,  somos nosotros los que nos aferramos a ellos creando apegos y esclavitud a los bienes materiales.

Muchos se preguntan ¿cómo podemos deshacernos de todos esos apegos materiales y emocionales que nos mantienen atados en cuerpo y alma?, solo los podemos romper enfrentándonos con nosotros mismos, sin juicios y observándonos. Hemos perdido la noción de nuestros valores y esto nos lleva a sentirnos vacíos y tristes.

Tal y como hizo el Señor A, hay que pasar tiempo con nosotros mismos para descubrir quienes somos, en silencio interior y exterior, así nuestro camino nos llevará a visitar nuestro baúl de los recuerdos, aceptando nuestra situación y cambiando lo que no nos gusta, pero siempre en la acción positiva nunca en la reacción negativa.

Todos los seres humanos necesitamos colaboración, cooperación, tener responsabilidades, sentirnos dignos, respetados, solo así podemos sentir respeto hacia nosotros mismos y hacia los demás y para esto es necesario cambiar nuestros hábitos, pensamientos y actitud en nuestra forma de vivir.

Encontrar a nuestro Espíritu es encontrar nuestra Verdad profunda, nuestra Paz interior con humildad y amor y solo se llega a él buscando en nuestro interior. Como decía León Tolstoi "siempre que puedas aprender por tu mismo, experimenta por ti mismo, sé autodidacta y no dejes nunca de hacerlo", busca, busca y busca ...y sigue buscando.





Cuando permitimos emerger al Espíritu y nos permitimos volar hacia nuestro interior es cuando hallamos la libertad, la paz y nuestro nuestro destino. 

martes, 7 de junio de 2016

CONSECUENCIAS DE LA INJUSTICIA SOCIAL

La justicia (del latín iustitĭa)1 es la concepción que cada época y civilización tiene acerca del sentido de sus normas jurídicas. Es un valor determinado como bien común por la sociedad. Nació de la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes. Es el conjunto de pautas y criterios que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de individuos e instituciones.
(definición según  Wikipendia)


Mi pregunta es ¿si ha nacido para mantener la armonía entre sus integrantes...es decir, todos cómo es posible que en el s XXI siga habiendo tanta injusticia?, injusticia a nivel social, a nivel de sexos, a nivel de países, a nivel de educación, a nivel de trabajo, a nivel de sanidad, a nivel de racismo, a nivel de credos, a nivel de culturas, a nivel de etnias.... y un sin fin,  a nivel de...  

En estos momento de la Historia de la Humanidad estamos sumidos en una gran crisis social que abarca todo el conjunto de la Historia del ser Humano, miseria, éxodo, guerras, totalitarismos, personas en el poder que se creen dioses para quitar la vida a personas solo por tener diferentes formas de pensar o encarcelarlas u otras atrocidades que son el pan de cada día.

Según mi opinión, La Justicia debe prevalecer como un valor supremo para que pueda ser dictaminado por personas con un alto nivel de Humanidad y debe ser otorgado por jueces, gobiernos, financieros, políticos, religiosos y, por supuesto, por ciudadanos. Este valor supremo debe ser utilizado correctamente y a favor de todos, no favoreciendo a unos cuantos y perjudicando a la gran mayoría.

La Justicia es como una gran Cantera de donde se saca todas las piedras que sirven para múltiples funciones, construcción de casas, carreteras, puentes, escolleras, esculturas... por lo que es importante que la materia prima, es decir, la piedra, la justicia este saneada y en perfectas condiciones para su utilización.

¿qué provoca la injusticia?

La provoca la insatisfacción ya sea de índole material, emocional, mental o religioso.

La justicia en sí es un valor para mantener la armonía según su definición, armonía que en estos momentos está ausente en la Humanidad y es lo que provoca la discordia en el mundo.

La insatisfacción, la desesperación, el engaño, la falta de respeto y dignidad, el miedo a no tener que comer ni dar de comer a nuestros hijos tienen consecuencias graves y estas emociones nos llevan a la violencia, nos empujan hacia relaciones de fuerzas contra el gobierno, contra las personas no afines a nuestros credos, color o raza, contra los políticos o instituciones; la insatisfacción nos lleva a una "huelga general" con consecuencias negativas y muy graves para todos.

La Justicia es sinónimo de paz, de respeto, de dignidad y estos valores se pierden si no estamos en armonía, si las  las instituciones, los políticos, los gobiernos, los lideres no son respetuosos, leales con los ciudadanos, sean quienes sean etnias, hombres o mujeres, homosexuales, blanco o negro, musulmán, católico, judío o de Zaratustra.

El dinero es goloso y se pega como un imán pero el poder mal entendido, egoísta y perpetuo es aniquilador; las personas débiles que han cambiado su ideología, sus principios, sus valores por el poder, por el sillón, se sienten cada vez más poderosas y fuertes, pero en realidad no son ellas las poderosas son los poderes que se han conferido así mismas con muy graves consecuencias para los demás, no cito ejemplos ya que todos conocemos las consecuencias de países totalitarios aunque muchos de ellos están etiquetados bajo otro nombre, o de corrupción o de llevar al abismo a sus ciudadanos.

Hay que ser valientes y vigilantes para no caer en la vanidad que siempre quiere salir victoriosa.

La justicia es humilde, es respetuosa, es pacífica, es digna, es fuerte y es sabia, cualidades que son opuestas al poder sin mesura, al poder por la fuerza, al poder donde no hay valores humanos, donde el respeto y la dignidad se han olvidado y como consecuencias tenemos a una gran mayoría de la humanidad sumida en la miseria y en la pobreza, bajo condiciones infrahumanas aún así, no nos equivoquemos, a esas personas que tienen el poder, a ellos, esto no les importa.

¿Cómo podemos buscar soluciones a la injusticia?

Según mi opinión solo se podrán solucionar los problemas si hacemos las cosas correctamente, como decía Gandhi "NO HAY CAMINOS PARA LA PAZ, LA PAZ ES EL CAMINO", los políticos deben ser honestos y leales a las personas que los han elegido, castigar la corrupción sean quien sea el responsable, rey o lacayo; buscar soluciones sociales, no malgastar el dinero por consumismos absurdo que solo nos llevan al endeudamiento en beneficio de unos pocos, cambiar el consumismo por valores de respeto hacia el medio ambiente, no seguir malgastando las energías ni los recursos naturales, utilizar energías renovables, incentivar a instituciones que trabajen por ayudar a la naturaleza para no seguir destruyéndola, no seguir contaminando el planeta, y a los dirigentes que aceptan que sus ciudadanos vivan bajo el umbral de la pobreza que se les retire inmediatamente del mando, las riquezas naturales de los países también deberían ser compartidas con el pueblo y así tener trabajos en condiciones, salarios dignos, sanidad, educación para que pueblo progrese. Parece una quimera, una utopía pero los sueños se pueden realizar si nos esforzamos en trabajar y en luchar por lo que creemos.

Buscar alternativas en las ciudades para dejar de utilizar tantos coches, poner más servicio público, los supermercados guardar la comida y en lugar de tirarla hacerla llegar a miles de personas que la necesitan, en definitiva, desarrollar nuestra Humanidad para el bien de todos.

Los gobernantes no deben estar en el poder más de 8 años para que así no se sientan cómodos en su sillón de oro y puedan hacer y deshacer a su antojo. Deben rotar para ser conscientes de sus errores e ir aprendiendo para poder solucionarlos. 

Todos somos responsables de nuestro mundo y a todos nos reviene nuestra parte de responsabilidad de ser ciudadanos del mundo y ser las voces de las personas que no pueden hablar porque no se les permite.

La Justicia está unida a la paz, al amor y al respeto, desarrollemos nuestra Humanidad para que todos podamos gozar de una vida mejor. No se puede seguir permitiendo que la avaricia, la ceguera del poder mate y siga matando a tantos miles de seres humanos. De la misma forma que cuando acabó la segunda guerra mundial se crearon las Naciones Unidas, ahora es el momento de crear las NACIONES UNIDAS POR LA PAZ Y LA JUSTICIA (NUPYJ).

Sin Justicia ni Paz no podrá sobrevivir la Humanidad porque no habrá libertad ni progreso.

MAAT






sábado, 4 de junio de 2016

HOY DÍA ESPECIAL DE LA NATURALEZA

LA "NATURALEZA", PALABRA QUE GUARDA EN SÍ MISMA LA MAGIA DEL UNIVERSO Y EL PODER DE LA TRANSFORMACIÓN.




El invierno, simbólicamente, nos ayuda a la auto reflexión, a entrar en contacto con nuestro espíritu y a tener unos momentos de meditación para observarnos y prepararnos para que cuando llegue la primavera podamos florecer y compartir con los demás nuestro aroma y belleza.




"NATURALEZA" símbolo de un "todo", universo, seres vivos, flora, fauna, incluyendo a los seres humanos, es decir, engloba todo lo que existe en nuestro planeta y en el universo, simboliza la existencia.

En estos momentos estamos en una crisis humanitaria sin precedentes, tanto contra nosotros mismos y otros seres humanos como contra la Naturaleza. Yo diría que estamos en un momento crucial para todos los seres vivos del planeta incluyendo los humanos; los seres humanos que se rigen por la violencia, por el totalitarismo, por el poder del dinero y del terror están desequilibrando las bases de la supervivencia de nuestro planeta con graves consecuencias para el presente y el futuro de la Naturaleza y de la Humanidad, tal y como nos demuestran en sus diversas manifestaciones el agua, el aire, los desplazamientos de placas tectónicas, erupciones volcánicas, tormentas del desierto cada vez más fuertes... 

Muchas personas creen que la Naturaleza, en sus diversas manifestaciones de montañas, árboles, mares, volcanes, desiertos, no siente, que no es un ser vivo pero ahí radica su equivocación, todo está creado con la misma energía creadora y no podemos separar esta unión, lo creamos o no, lo aceptemos o no. Todos formamos una sola UNIDAD.  Es un error  pensar que nosotros formamos un ente separado de la Naturaleza, y creemos con nuestro ignorante ego que podemos controlarla, que podemos vencerla o que podemos doblegarla a nuestro antojo cuando en realidad es la Naturaleza la que protege a la Humanidad entera, sin distinción de raza, color o credo. La vida humana es muy corta, en cambio la vida de la Naturaleza es muy larga si la comparamos con la humana, ejemplos como montañas, mares, desiertos... y siempre está aquí para seguir protegiéndonos siglo tras siglo. No la sigamos destruyendo, sin ella no podemos existir, debemos tomar consciencia de este hecho y ser agradecidos y reconocer su grandeza.

Su llanto, su dolor es tan grande que escupe fuego, se remueve en sus entrañas y solo es necesario un  soplo de ella para que miles de personas desaparezcan, todos conocemos las consecuencias no juguemos con fuerzas que desconocemos.

Tenemos que ser humildes ante la grandeza de la Naturaleza, tenemos que ser admirativos de su belleza, fuerza y sabiduría, tenemos que ser receptivos de su paz, coger sus frutos con respeto y dejar para otros lo que no necesitamos.




Tenemos que limpiar el suelo de tanto dolor, de tanta sangre derramada a través de los siglos; purificar el mar que se ha llevado la vida de tantos seres humanos mientras buscaban con esperanza su seguridad dejando atrás sus sueños y vidas así como  otras vidas desaparecidas por otras circunstancias. Tenemos que transformar los bosques que quemamos y cortamos,  no somos conscientes de que los árboles son necesarios e imprescindibles para la supervivencia humana, si seguimos contaminando nuestro aire no podremos respirar por lo tanto, VIVIR. 

Desde pequeña he sentido una gran atracción emocional y espiritual por los indios norteamericanos, así como por otras culturas aborígenes, su amor y respeto por la vida y por la naturaleza me han llevado a una sinergia mágica con la naturaleza y me han hecho comprender y sentir su magia y su sabiduría, y sobretodo sentir que no necesitamos nada para ser felices solo estar en armonía con nosotros mismos y nuestro entorno.

Hay que parar de matar animales por el simple hecho de MATAR, de cazar, de exterminarlos por dinero u otros motivos que están relacionados con el consumismo sea cual sea, belleza, ropa, calzado o decoración. Los individuos de dos patas, son los que MATAN POR MATAR con crueldad y saña, tanto a otros seres humanos como a los animales y bosques y muchas veces no saben el porqué solo lo hacen por placer, rabia  o porque se sienten más poderosos detrás de armas que esconden su debilidad y fragilidad.






Aprenderíamos mucho si observáramos la naturaleza, si fuéramos capaces de oír su canto y su llanto pero para ello hace falta respeto, respeto hacia nosotros mismos, hacia los demás y hacia la Naturaleza. Respetemos nuestro medio ambiente para que todos podamos seguir viviendo  y avanzando.


"Las palabras de Wakan Tanka"

Wakan Tanka me habla
a través de las páginas de un libro
que los hombres no han escrito.
Ninguna palabra, ningún credo, ningún dogma:
lo que escribe no me liga a ningún clan.
En las bandadas de pájaros que atraviesan el cielo,
vuelan hacia las lejanas regiones,
en los árboles que hacen raíces
y lentamente se elevan siempre más altos,
en las flores cuyos pétalos
exhalan un perfume embriagador,
en cualquier animal
que persigue algún objetivo,
en el Sol que nace en cada aurora
para anunciar un nuevo día,
en la Luna que en el hueco de su mano
hace descender y subir las mareas,
en Venus, Marte y Júpiter,
en las estrellas que forman la tropa celeste,
en todo lo que respira,
se mueve, se arrastra y vuela,
Wakan Tanka me da de beber sus palabras.

(K Meadows: Medicine de la terre)





jueves, 2 de junio de 2016

UNIÓN DE LAS RELIGIONES = UNIÓN DE LA HUMANIDAD


Confucio dijo:"La naturaleza hace a los hombres parecidos, la vida los hace diferentes"

Cada uno de nosotros podemos cambiar las cosas aceptando nuestra diferencia y desarrollando nuestra creatividad, cada uno en su lugar, en su trabajo, en soledad, en su sociedad, en su familia,  en su país. No debemos ni podemos olvidar que todos nosotros dejaremos el planeta y regresaremos, tarde o temprano,  A LA INOCENCIA primitiva.




Todos llevamos en nuestro interior una verdad inherente a nosotros mismos, verdad que debemos descubrir y luchar por ella, regidos por un mandamiento superior de justicia, respeto, integridad y solidaridad.  El conjunto de la Humanidad necesita amor y compasión, reconocimiento y serenidad. Construimos templos de ladrillo pero nos olvidamos de construir nuestro templo interior, donde se encuentra el sancta-sanctorum, el verdadero YO, nuestros sueños, ansias y anhelos, nuestro amor y nuestra compasión.

Los templos de ladrillo existen para compartir con otras personas unos momentos de paz y solidaridad pero el templo interior es individual y único, intangible e invisible y está construido por nuestra fe. Muchas personas confunden fe con acatar normas y preceptos. La fe nos hace ser mejores personas, la espiritualidad es Espíritu no religión, y actúa como un láser que nos penetra y nos abre un punto en el corazón y cuando nos toca esa energía "abstracta" no podemos, a partir de ese momento, negar su existencia. La fe se siente en lo más profundo de nosotros mismos, y es el timón que nos guía para buscar nuestra verdad;  podemos creer en una flor, en nosotros mismos, en el sol, en el fuego, en la Naturaleza, en la energía, en el universo, en Dios, Allah o Yavé... pero todo nos lleva hacia la misma verdad, EL AMOR y LA COMPASIÓN, atributos humanos que hacen que la Humanidad siga existiendo.

Muchas personas olvidan con frecuencia su propia verdad y se extravían por derroteros de su propia destrucción. Para poder ver claro tenemos que alejarnos del cuadro que estamos observando, buscar otra perspectiva que nos ayude a ver en su totalidad lo que estamos percibiendo. Para esto hay que hacer una distinción entre las cosas que nos empaña la vista y lo que vemos claro, esa distinción, esa observación es muy importante para nuestro comportamiento y nuestras decisiones.

En la vida todo es posible si lo que hacemos es justo y lo hacemos correctamente. Tendríamos que llegar a un punto en nuestras vidas en que la justicia sea la bandera, el blasón de todos los hombres y mujeres de corazón, tendríamos que cumplir las leyes sin necesidad de imponerlas ni de estar escritas, solo con la palabra dada, tenemos que hacer resurgir  el honor y el respeto, la dignidad y la fraternidad.

Las personas no cambiamos ni por leyes ni por la violencia, las personas cambiamos solo por amor, el amor siempre saca lo mejor de nosotros mismos y realiza milagros. 

Vivamos nuestra fe, la de cada cual, en armonía y sinceridad, compartiendo la paz y la compasión que son atributos de la Humanidad.





La UNIÓN DE LAS RELIGIONES Y DE LA HUMANIDAD es el motor para que haya  paz entre los seres humanos y respeto por la naturaleza. UNAMOS nuestros esfuerzos, nuestra fe y nuestra solidaridad por la verdad en EL AMOR Y LA COMPASIÓN.